El Estado Mundial de la Agricultura y la Alimentación (FAO)

El sector pecuario se está transformando a gran velocidad como respuesta a los cambios que se producen en la economía mundial y en las expectativas de la sociedad. La sociedad espera que el sector pecuario proporcione alimentos y fibra sanos y abundantes para las poblaciones urbanas en crecimiento, medios de vida para más de mil millones de productores pobres y comerciantes, así como bienes públicos mundiales relacionados con la seguridad alimentaría, la sostenibilidad ambiental y las enfermedades transmitidas por animales. Sin embargo, la velocidad a la que se producen los cambios ha llevado al crecimiento desequilibrado del sector. Ello se ha traducido en una ampliación de la dicotomía dentro del sector en términos de escala, intensidad y eficacia de la producción, así como en otras implicaciones imprevistas de tipo social, nutricional, medioambiental y relacionadas con la sanidad animal. Para hacer frente a los desafíos y las dificultades que presenta el siglo XXI, el sector pecuario necesita instituciones adecuadas, investigación, intervenciones de desarrollo y una gobernanza que reflejen la diversidad dentro del sector y las múltiples demandas que se le plantean.